Uñas Acrílicas y Gel

Uñas Acrílicas y Gel

Las uñas de gel cumplen las mismas funciones que las acrílicas: alargan las uñas, fortalecen las uñas débiles y mejoran notablemente la estética de cualquier mano. Los geles son oligómeros que no son ni líquidos ni sólidos, tal como su nombre lo dice, es una jalea y que sólo se endurece bajo el efecto de los rayos ultravioletas de la lámparas UV, cuyas luces son absolutamente inofensivas para las personas. Para secar las uñas de gel, éstas deben ser introducidas en una lámpara de rayos UV, secando cada una de las diferentes capas al aplicarlas. El gel es una tecnología más avanzada y moderna que el acrílico, pero en ningún caso lo sustituye.

Las uñas acrílicas o de porcelana (como les llaman en España), se aplican con un molde especial o tips que se adaptan de manera perfecta a tu uña natural, luego con la unión de los líquidos y polvos acrílicos se forma una pasta con la cual la manicurista va esculpiendo la uña artificial encima de tu uña natural. Después del trabajo de limado y pulido, la uña queda tan natural como si fuera tuya. Además, vienen en una gran variedad de colores y combinaciones para que tú juegues con tu imaginación, o si sólo las quieres al natural, también puedes esmaltarlas cada vez que quieras, luego de retirar el esmalte con un removedor sin acetona.

Los polvos y líquidos acrílicos también dan muy buenos resultados usados sobre las uñas frágiles y quebradizas, ya que le dan una fortaleza y resistencia instantánea que sólo se lograría después de varias semanas de tratamientos con productos especiales.

Pro: Para retirar las uñas acrílicas, sólo es necesario utilizar un removedor especial sin el riesgo de dañar la uña natural. Las uñas acrílicas se remueven dentro 20 minutos.

Contra: El Acrílico desprende un olor muy fuerte al aplicarlo.