Con Chocolate, Algas o Barros

Con Chocolate, Algas o Barros

Chocolate

El sueño de todas las mujeres: comer chocolate sin engordar. El cacao es lo último en el mundo de la belleza: hidrata, combate la celulitis y mejora el humor gracias a la producción de endorfinas -hormonas que provocan en bienestar y la felicidad-.

¿Cómo se producen las endorfinas? Es una tarea simple, pero depende de cada persona: se generan endorfinas cada vez que se está alegre, cuando se realizan actividades que dan placer, al lograr encontrar satisfacción en las pequeñas actitudes cotidianas, en el afecto, en el encuentro con amigos, etc.

El cacao levanta tantas pasiones que está causando furor en balnearios y centros de estética, donde la chocolaterapia, masajes con cacao, cada día tiene más adeptos. Está de moda alimentar los músculos con sabrosos masajes de chocolate.

Estos tratamientos consisten en envolver el cuerpo con una ligera capa de chocolate caliente mientras masajeamos y dejarlo que actúe sobre la piel veinte minutos.

 

Algas

Sin duda, la naturaleza sigue teniendo los mejores remedios, terapias y tónicos en cuestiones de salud y belleza, no hay alternativa más milagrosa y efectiva que aquellas que nos regala por tierra y mar, nuestra única labor es conocer las propiedades y beneficios de cada cosa y aprenderla a aplicar, y luego gozar de sus beneficios, tener paciencia y despreocuparse y dejarla actuar, que ella sabe exactamente lo que hay que hacer.masaje algas

Las algas marinas son vegetales con extraordinarias propiedades tanto en cuestiones de salud como de belleza, sabemos que no deben faltar en nuestra dieta, pero además, puedes beneficiarte de ellas de muchas otras formas, como la terapia a base de algas, la cual nutre, limpia y sana nuestro cuerpo desde afuera.

 

Barros

El fango, barro o arcilla cumple la función cosmética y beneficiosa desde hace muchos siglos, siendo los egipcios uno de los primeros pueblos que descubrieron su gran poder curativo y relajante. En un principio, más que paratratamientos de belleza, se utilizaba para bajar las inflamaciones, curar heridas, reuma y también para embalsamar, ya que este producto evita la putrefacción. Este tipo de tratamientos, aunque han estado durante largo tiempo olvidados, en los últimos años han adquirido gran auge, y en países como EEUU, Australia, Escandinavia o Suiza se están haciendo muchos centros tipo spa, donde el barro cuenta con un gran número de adeptos para hacer terapias curativas y de belleza.

Según estudios comprobados el barro o la arcilla posee un sinfín de minerales que son capaces de extraer las impurezas del interior de nuestra piel (e incluso de otras partes del organismo), purificando así nuestro cuerpo. Lastoxinas y sustancias venenosas para el cuerpo son absorbidas por el barro, liberándonos así de elementos nocivos. Esta acción se debe principalmente a que la tierra y el cuerpo humano tienen casi la misma composición química, cuyos elementos son carbono, oxígeno, nitrógeno, y minerales como azufre, cloro, potasio, magnesio, calcio, cinc, cobalto y cobre. Estos minerales aseguran el buen funcionamiento del metabolismo de la piel, contribuyendo al proceso que empezamos a través de una alimentación adecuada.

En general, las algas marinas son antitumorales, antibacterianas y antivirales, ricas en vitaminas A, B, C, E, F y K, y en minerales como el potasio, hierro, fósforo, calcio, magnesio, etc., proteínas vegetales de gran calidad y antioxidantes. Según el tipo de algas y su coloración (que depende de la profundidad del agua donde crecen), pueden aportar otros beneficios especiales.