El calor provoca celulitis

El calor provoca celulitis

Si existe una razón para alegrarse del fin del verano es por sus efectos: el calor provoca la aparición de celulitis. Además, empeora las varices.

A continuación te detallamos los cuatro tratamientos que ayudan a disimularlas:

  1. Sequedad, falta de hidratación, de suavidad, pérdida de elasticidad y flaccidez: el sol degrada el colágeno y la elastina (las fibras de soporte) de toda la piel. El cuerpo no iba a ser una excepción…. Y el calor agrava los problemas circulatorios, lo que genera rojeces, varices y celulitis. Para tratar la firmeza los procedimientos son los mismos que para el rostro: radiofrecuencia y ultrasonidos. Estos son los mejores tratamientos, según los expertos
  2. Celulitis. Si ya tenía antes, es probable que presente peor aspecto tras las vacaciones. La falta de movimiento, los excesos y el calor habrán pasado su particular factura. Los especialistas proponen aparatología y una intervención bastante sencilla.
    Ondas electromagnéticas. «Para reducir la grasa localizada en abdomen, cartucheras y muslos utilizo Liposonix, una alternativa a la liposucción que rompe el tejido adiposo, aumenta la elasticidad, modela el contorno, mejora el tono y reactiva la microcirculación. Se recomienda combinar con el drenaje linfático para mejorar su efectividad y eliminar residuos», indica José María Ricart, director del Instituto Médico Ricart y jefe de Dermatología del Hospital Quirón de Valencia.
    Cellfina. Para acabar con «los antiestéticos hoyuelos de la capa externa y aprobado por la FDA», añade Ricart. Esto es: cortan unas bandas de tejido conjuntivo que son las que tiran de la piel provocando la piel de naranja.
  3. Varices y edemas. «Según la valoración médica se realizará una esclerosis química, láser vascular cuando haya remitido el bronceado, medias de compresión y ejercicio; son muy recomendables los masajes de drenaje linfático», explica Mar Mira, médico especialista en Estética, experta en Nutrición y codirectora de la Clínica Mira+Cueto de Madrid.
    Microesclerosis. Es una infiltración focalizada sin necesidad de anestesia, que cierra las paredes vasculares y blanquea la vena. Se emplea para tratar vasos medios y finos en pacientes de cualquier edad. La sesión dura unos 30 minutos y los resultados son visibles desde la primera. «Se recomiendan revisiones anuales», dice la especialista
    Fotoesclerosis. Es una técnica médico-estética que emplea sistemas de luz (IPL y Nd-Yag) para mejorar, reducir y eliminar las lesiones vasculares y problemas dermatológicos en vasos muy finos, calentándolos y logrando su desaparición. Mira aclara que se utiliza como complemento a la microesclerosis. «Se recomiendan entre tres y cinco sesiones con una frecuencia mensual».

Fuente: Elpais.com